Riqueza Natural de la Nación. La Gran Paradoja

Libro

César Álvarez Falcón

La gran paradoja del Perú radica en el hecho de que es un país con gran riqueza natural y cultural, y a la vez presenta una secular pobreza estructural en todos sus aspectos.

El Desarrollo Sostenible no debe ser ajeno a la realidad, porque la actividad extractiva, sin responsabilidad social ni ambiental, asociada a una gran biodiversidad, puede provocar impactos negativos con efectos no solo en la degradación de los recursos naturales sino en la disminución crítica de las condiciones de vida de la población.

En cuanto al Estado, supone siempre el dilema entre dos opciones: el cambio o la continuidad. Hablar de la primera, es hablar de ruptura, de implementación de un modelo para resolver la gran paradoja como una alternativa válida para nuestro futuro y el de futuras generaciones. Y la otra nuevamente trágica, es optar por la convervación del status quo o no cambiar algo para que las cosas sigan igual.

La comunidad internacional, es cada vez más consciente del cuidado que se debe prestar al mundo en que vivimos. ¿Estamos realmente cuidando este mundo?. Existen ya numerosas y diversas declaraciones de organizaciones nacionales e internacionales especializadas, que ratifican el nuevo rumbo de la conservación del medio ambiente y los recursos naturales y su efectiva relación con el crecimiento sostenido de los países.

Esta propuesta coincide con el análisis de reconocidos expertos que afirman que “el mundo sin el Perú sería pobre y famélico”. Nuestro país es una fuente inagotable de oportunidades, es uno de los más valiosos del planeta por la abundancia de recursos naturales y su megadiversidad, por su altísima diversidad de paisajes, recursos vivos, riquezas minerales y por la valiosa contribución de su diversidad cultural. Un solo hecho a señalar, es el aporte de la Amazonía peruana en beneficio de la humanidad. Entonces podemos señalar que somos la gran reserva que garantiza el futuro de la humanidad.

En síntesis, podemos afirmar que el éxito aparece definitivamente en las sociedades y economías cuya producción se basa, sobre todo, en el conocimiento y aplicación de la tecnología antes que en la abundancia de recursos naturales. Dicho de otro modo; recursos naturales con aplicación tecnológica nos darían la oportunidad de asegurar nuestro futuro.