Resultados del Ranking del Talento Mundial 2015

Boletines

Varios

El “IMD World Talent Report” es el prestigioso informe anual de medición del talento realizado por el IMD, reconocida escuela de negocios ubicada en Suiza y que, en asociación con CENTRUM Católica, la escuela de negocios de la Pontificia Universidad Católica del Perú, elaboran el ranking para el Perú. Los resultados del Ranking del Talento Mundial muestran el grado en el que el Perú, junto con otras 61 importantes economías del mundo, desarrolla, atrae y retiene el talento, de manera que esté disponible para sus empresas.

Los resultados del Ranking del Talento Mundial 2015, reflejan el llamado de alerta con respecto al impacto de la inacción frente a los graves problemas en torno a la calidad de la educación del país. En esta última edición el Perú cae de la posición 57 a la 59 y revela la posibilidad de dejar de figurar en la lista de las 60 economías más importantes del mundo que lideran este ranking el próximo año.

La clasificación de este ranking es el resultado de tres factores: Inversión y Desarrollo, Atracción y Preparación. El primero, toma en cuenta la Inversión y Desarrollo del talento, a través de la inversión pública en educación y la calidad de la misma por medio de indicadores que relacionan el número de alumnos vs. maestros. También se examina el desarrollo de la fuerza laboral femenina; así como la infraestructura y la satisfacción de las necesidades de salud de la sociedad.

El segundo es el factor de Atracción del talento al país, analiza el entorno de la mano de obra local, mediante indicadores como el costo de vida y la calidad de vida. Asimismo, evalúa la capacidad de un país para atraer talento extranjero altamente calificado, la fuga de talentos, el nivel de motivación de los trabajadores, los salarios, impuestos sobre la renta, seguridad personal y protección de los derechos de propiedad privada.

El tercer factor es el de Preparación de la fuerza de trabajo, el cual considera el crecimiento de la fuerza de trabajo y la calidad de las habilidades; toma en cuenta la experiencia y las competencias de los actuales directivos, además, se centra en la capacidad del sistema educativo para satisfacer las necesidades de talento de las empresas. Del mismo modo analiza cómo el sistema educativo cumple con las demandas de talento de la economía, la capacidad de la educación superior para satisfacer esa demanda, conocimientos de otros idiomas, movilidad de los estudiantes y la evaluación educativa (PISA).